Instituto pio del rio hortega

Neurona de santiago ramón y cajal

N2 – OBJETIVO: Describir la contribución de Wilder Penfield a la caracterización temprana de las células gliales en colaboración con Pío Del Río-Hortega y Santiago Ramón y Cajal durante su estudio en La Residencia de Estudiantes, Laboratorio de Histopatología en Madrid en 1924. MÉTODOS: Revisión exhaustiva de la literatura en inglés y en español relativa a la historia de Wilder Penfield (1891-1976), su asociación con Pío Del Río-Hortega (1882-1945) y Santiago Ramón y Cajal (1852-1934), y sus artículos sobre las células gliales. RESULTADOS: Penfield viajó a España en la primavera de 1924 para trabajar con Río-Hortega y Cajal, lo que supuso un fructífero estudio de 5 meses. Durante este viaje, publicó varios artículos, incluido un informe histórico en el que completó la caracterización del “tercer elemento” de Cajal (células gliales no astrocitarias) y su relación con la neuroglía clásica. El artículo fue aceptado para su publicación en Brain, la principal revista británica de neurología de la época. CONCLUSIÓN: Hoy en día, Wilder Penfield es mucho más conocido por sus exploraciones seminales de las bases corticales de la función superior, sus contribuciones a la cirugía de la epilepsia y como fundador del Instituto Neurológico de Montreal que por su trabajo original con Sherrington en Inglaterra o con Río-Hortega y Cajal en España. Mientras trabajaba con Río-Hortega, su informe sobre la oligodendroglía fue fundamental para avanzar en la caracterización de esta importante clase de células gliales.

Dr. García Albea – Conferencia Pío del Río-Hortega

Nombela, C., Fernández-Egea, E., Giné, E., Worbe, Y., Del Río-Hortega Bereciartu, J., & de Castro, F. (2021). Mujeres neurocientíficas discípulas de Pío del Río-Hortega: la escuela de Cajal se extiende por Europa y Sudamérica. Front Neuroanat, 15 https://doi.org/10.3389/fnana.2021.666938

Pío del Río-Hortega no sólo fue el descubridor de la microglía y la oligodendroglía, sino también posiblemente el mentor más prolífico de todos los discípulos de Santiago Ramón y Cajal (Premio Nobel de Fisiología o Medicina 1906 y considerado como el padre de la Neurociencia moderna). Entre los discípulos de Río-Hortega, tres mujeres excepcionales son frecuentemente olvidadas, cronológicamente: Asunción Amo del Río, sobrina de don Pío, que trabajó con él en Madrid, París y Oxford; la distinguida neuropatóloga británica Dorothy Russell, que también trabajó con don Pío en Oxford; y Amanda Pellegrino de Iraldi, la última discípula de su carrera. El presente trabajo analiza las figuras de estas tres mujeres que estuvieron en contacto y colaboraron con Don Pío del Río-Hortega, describiendo las influencias recibidas y el impacto en sus carreras y en la Historia de la Neurociencia. El presente trabajo completa la aportación de las mujeres neurocientíficas que trabajaron con Cajal y sus principales discípulos de la Escuela Neurológica Española tanto en España (trabajo anterior) como en otros países (presente trabajo).

Pronunciación en latín

Río Hortega nació en Portillo, Valladolid, el 5 de mayo de 1882[1]. Estudió en la localidad y se habilitó para ejercer la medicina en 1905. Se doctoró en la Universidad de Madrid investigando la patología de los tumores cerebrales. En 1913 recibió una beca para estudiar histología de investigación en Francia y Alemania, pero el estallido de la guerra entre ambos países le obligó a regresar a España[1].

Trabajó con el histólogo Santiago Ramón y Cajal y brevemente con Wilder Penfield. Ramón y Cajal descubrió las neuronas, Penfield ayudó a explicar la oligodendroglía,[2] mientras que Río Hortega descubrió la microglía,[3] que son las células que protegen el cerebro de las infecciones.

Consiguió identificar la microglía entre 1919 y 1921 mediante la tinción de las células con carbonato de plata[3]. Su método de tinción también condujo al descubrimiento de la oligodendroglía en 1921,[4] que ahora se atribuye tanto a él como a Penfield[2]. Sin embargo, fue Río Hortega quien dio nombre a las células[1].

Sus descubrimientos en 1920 crearon problemas con Ramón y Cajal, que dirigía el laboratorio, ya que antes había ganado el Premio Nobel. En 1931 del Río Hortega dirigía el Instituto del Cáncer de España, pero abandonó el país cuando estalló la guerra civil en 1936[1].

“una vista rápida de mi cartera y proyectos desarrollados” [idiomas

Pío del Río-Hortega no sólo fue el descubridor de la microglía y la oligodendroglía, sino también posiblemente el mentor más prolífico de todos los discípulos de Santiago Ramón y Cajal (Premio Nobel de Fisiología o Medicina 1906 y considerado como el padre de la Neurociencia moderna). Entre los discípulos de Río-Hortega, tres mujeres excepcionales son frecuentemente olvidadas, cronológicamente: Asunción Amo del Río, sobrina de don Pío, que trabajó con él en Madrid, París y Oxford; la distinguida neuropatóloga británica Dorothy Russell, que también trabajó con don Pío en Oxford; y Amanda Pellegrino de Iraldi, la última discípula de su carrera. El presente trabajo analiza las figuras de estas tres mujeres que estuvieron en contacto y colaboraron con Don Pío del Río-Hortega, describiendo las influencias recibidas y el impacto en sus carreras y en la Historia de la Neurociencia. El presente trabajo completa la aportación de las mujeres neurocientíficas que trabajaron con Cajal y sus principales discípulos de la Escuela Neurológica Española tanto en España (trabajo anterior) como en otros países (presente trabajo).

Entradas creadas 3216

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba