Instituto nacional de cirugia plastica

Cirugía plástica Corea

Al marcar la casilla del formulario de contacto, usted acepta las Condiciones de uso que figuran aquí: Las comunicaciones a través de nuestro sitio web o por correo electrónico no están encriptadas y no son necesariamente seguras. El uso de Internet o del correo electrónico es sólo para su comodidad y, al utilizarlos, usted asume el riesgo de un uso no autorizado. Al marcar esta casilla, usted se compromete a eximir a la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética, sus médicos y afiliados, de cualquier piratería informática o cualquier otro uso no autorizado de su información personal por parte de terceros.

Beca internacional de cirugía plástica

El Instituto Nacional Sheikh Hasina de Quemados y Cirugía Plástica (SHNIBPS) es un hospital dedicado a quemados y cirugía plástica situado en Dhaka, Bangladesh. Está considerado como el mayor centro de atención de quemados y cirugía plástica del mundo[1][2][3].

En 1986, el primer cirujano plástico del país, el Prof. Dr. Mohammad Shahidullah, puso en marcha la primera unidad de quemados del país, con seis camas, en el Dhaka Medical College Hospital. El número de camas aumentó a 50 en 2003 bajo la supervisión del Dr. Samanta Lal Sen[4].

En noviembre de 2015, el Comité Ejecutivo del Consejo Económico Nacional (ECNEC) aprobó el proyecto de creación del instituto. El 6 de abril de 2016, Sheikh Hasina puso la primera piedra del instituto[5][6] También inauguró el hospital el 24 de octubre de 2018[7][8][9] Comenzó a funcionar formalmente a partir del 4 de julio de 2019[10][11].

El edificio del hospital es una estructura de 18 plantas equipada con helipuerto en la azotea y un aparcamiento en tierra para 180 vehículos. Cuenta con tres bloques para tres unidades independientes: unidad de quemados, unidad de cirugía plástica y ala académica. Su construcción costó 912 millones de bdt[12][13] y corrió a cargo del núcleo de ingenieros del Ejército de Bangladesh[13].

Centro nacional de cirugía plástica

Se realizó un estudio analítico y prospectivo de cohorte incidente en el servicio de cirugía reconstructiva del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), de 2014 a 2017. Se incluyeron 41 pacientes que consintieron participar en el estudio. Se recogieron variables demográficas y oncorreconstructivas. Se utilizó un software creado en la institución para valorar la simetría mamaria. Los datos se recogieron de las historias clínicas. Para el análisis estadístico se aplicaron la prueba chi-cuadrado corregida y la odds ratio.

El 30,2% de las mujeres que recibieron reconstrucción pertenecían al grupo de edad de 30-39 años; el 46,3% tenían sobrepeso. La mejor simetría se encontró con las técnicas oncoplásticas (31,7%), seguidas de la mastectomía con preservación de la piel. La técnica de expansión tisular con mastectomía presentó mayores complicaciones (63,6%) y menor simetría. La necrosis cutánea parcial fue la principal complicación, con un 7,3% de los casos, y estuvo relacionada con las técnicas de preservación de la piel.

La evaluación objetiva de la simetría mamaria permitió conocer la eficacia de las técnicas quirúrgicas reconstructivas. Con la cirugía oncoplástica y las técnicas de mastectomía con preservación de la piel se obtuvieron los mejores resultados estéticos y pocas complicaciones. La expansión mamaria inmediata con mastectomía radical modificada no ofrece ningún beneficio.

Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos

La respuesta del regulador sanitario a la crisis de la cirugía estética en Australia es totalmente inadecuada. Aunque propone aumentar las sanciones económicas por mala praxis de los autodenominados “cirujanos estéticos”, éstas serán intrascendentes para los médicos deshonestos que operan en este tipo de empresas con fines comerciales. Más información.

El Primer Ministro, Anthony Albanese, ha dejado la puerta abierta a la creación de una comisión real sobre el sector de la cirugía estética, afirmando que es “completamente inaceptable” que no se hayan investigado adecuadamente los casos de las víctimas de procedimientos fallidos.

El sector de la “cirugía estética” necesita una terapia de choque. La única forma de conseguir el cambio urgente y de gran envergadura que se necesita para proteger al público de lesiones graves es que los ministros de sanidad y el regulador nacional (AHPRA) cierren todo el sector durante un periodo de tres a seis meses. De este modo se lograría un cambio real con rapidez y se ayudaría a superar el letargo mostrado por todos los implicados -profesionales, reguladores, políticos- a la hora de hacer frente a los continuos peligros para los consumidores derivados de las actuales y generalizadas malas prácticas peligrosas. Más información.

Entradas creadas 3634

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba